jueves, 17 de diciembre de 2009

Facebook/2: Los compañeros de primaria (5º y última parte)

La realidad es un misterio, como cuando comenzó la historia con Giselle y Damián, o cuando abrí mi cuenta en Facebook y retomé el contacto con ellos. Cada gesto, cada palabra podía tener mil derivaciones distintas, conducirnos a uno y otro lado. Yo avanzaba como una selva donde no sabía qué iba a encontrar.

Pero después, mirando hacia atrás, uno puede encontrar alguna lógica en lo que pasó. Es como chocar después de haber ignorado varias señales de tránsito. El arma que me apuntaba tenía tanto sentido, estaba tan precisamente puesta en ese lugar, que ni siquiera me asombro, ahora, al recordarlo. Ni tampoco en ese momento, aunque temblaba.

-Damián…

Giselle se levantó y se interpuso entre él y yo.

-Correte o te mato a vos también.

Tenía los ojos llenos de furia, desorbitados. Sus tres laderos lo miraban, menos decididos, temerosos, a un costado. La imagen se parecía a las del patio del colegio pero en una versión más grotesca, tan obvia que no podía ser verdad. Martín, el de barba candado, iba con los ojos entre el caño del arma y yo, como siguiendo la trayectoria de una bala futura pero indudable, algunos segundos antes de la realidad.

-¡Por favor! –Giselle lloraba a los gritos– ¡Fue culpa mía, dejalo en paz!

-Con vos voy a arreglar más tarde –dijo–. Primero termino con él.

La palabra “termino” me hizo reaccionar. No me salió otra cosa:

–Perdoname…

El disparo salió a un costado, rebotó contra un zócalo y rompió un vidrio de atrás.
Nos quedamos en silencio unos segundos, mirando la rajadura en la ventana. Martín y los otros dos laderos retrocedieron unos pasos, asustados. El propio Damián vacilaba, como si el estruendo le hubiera devuelto la lucidez, pero duró sólo un instante. Quiso empujarla a Giselle. La presión de ella sobre su brazo le impedía apuntar. Yo estaba enroscado, casi hecho un bollo contra un rincón de la pared, sobre la cama.

-Sáquenmela de encima –les ordenó a los otros tres.

Dudaron un rato.

-¡Sáquenmela! –volvió a gritar Damián.

Se adelantaron y la agarraron del brazo, Martín un poco atrás que los otros dos. Empujaron a Giselle de manera maquinal, obedeciendo más a un mandato interno, viejo, que a las órdenes de Damián. Por un segundo, tuve la impresión de que Giselle hubiera podido evitarlos y a ellos no les hubiera molestado, pero ni siquiera lo intentó.

Dos días más tarde Martín me escribió un mail donde contaba, desde su punto de vista, lo que había pasado:

“Estaba muerto de miedo, pero el primer impulso fue hacerle caso. Es increíble. Hacía veinte años que no lo escuchaba, pero alcanzó verlo un rato para que todo pareciera igual que antes”.

De repente, como pasa a veces en las situaciones más extremas, la mente se me volvió clara. Se me había despejado el miedo por un rato. Correr era imposible, con los tres laderos custodiando la puerta. Sólo me quedaba razonar.

-Cagame a trompadas –dije–. Pero si me matás, caés en cana.

Disparó otra vez. La bala dio en el colchón, a diez centímetros de mi pie.

Volvió el silencio otra vez al cuarto.

-¡Hijo de puta! –gritó.

“Entonces pensé” –seguía el mail de Martín– “que si no lo parábamos nosotros, no lo paraba nadie. Pero ninguno de nosotros lo quería parar”.

Damián volvió a apuntar, esta vez con las dos manos. Le temblaba el pulso pero apuntaba bien, a dos metros de distancia. Me apuntaba a la cara.

Pensé: “Ya está”. Cerré los ojos.

Dos segundos después escuché un forcejeo y un disparo, que salió para otro lado. Abrí los ojos. La bala había dado en el techo. Martín luchaba en el piso con Damián, que había perdido el arma en la alfombra. Giselle la pateó afuera de la habitación.

-¡Rajá! –me gritaron los dos.

Volví a los tilos, a la calle. Había llevado un bolso, que quedó en algún lugar de la casa. Crucé tres garitas de seguridad antes de llegar a la estación de tren, donde esperé temblando, atrás de un kiosco cerrado.

“Me alegro de haber saltado” –concluía Martín en su mail– “No por vos, que estuviste como el orto, ni por él, sino por mí más que nada. Toda mi primaria y una parte de la secundaria fue igual: lo que decía Damián, era palabra santa. Y eso me jodió bastante después, cuando ya no lo tenía al lado. Si no era Damián era mi jefe, o algún otro boludo de turno. Con el tiempo lo fui superando. Y ahora viene Facebook y resulta que tengo los mismos miedos que antes, hago las mismas boludeces que antes. Pasaron veinte años y seguimos en la misma. Y dije no: alguna vez hay que cortarla. En el fondo, creo que me alegro de que haya pasado.”

58 comentarios:

Eric 2.0 dijo...

Bien, y así terminó esa noche. Tuve noticias de Giselle, más adelante, pero esa es otra historia...

Atenti que mañana arrancamos con otra nueva sección: "Historias de Messenger"

Lic_jasper dijo...

andas afiladisimo!!!
bueno, sabemos que te salvaste del corchazo, sabemos que los laderos no siguen siendo los mismos imbeciles de siempre, que damian anda del carajo...
Pero me quede con Giselle y su pelotudez galopante de hacerle caso a ese gil, como si la historia, en otras humanidades, se repita a diario... claro que bajo otros ambitos no.

Mañana otra!?
Ahhhh bueeeeeeeeno estas inspiradisimo!

maría pía dijo...

ME ANOTO PARA ENGANCHARME, Y GRACIAS POR POSTEAR TEMPRANO, YO PRENDO LA COMPU A LAS 9:00 Y YA QUIERO LEER!!!

Angie dijo...

atrapante!
giselle es una idiota y eric, medio nabo, (con todo el respeto que se merece)
Martin me cae bien espero que lo sigas teniendo como personaje regular!

maría pía dijo...

habiendo tantas nujeres... justo a giselle le queres dar?????
parace ficcion, pero uno no se da cuenta que es asi siempre, lo mas jodido buscamos. (y me incluyo)

LeO dijo...

Buen final

Pepe Pompin dijo...

Buenísima papa!.
Atrapado hasta el ultimo tiro estuve.
Saludos!

Natalia Alabel dijo...

El día que a Eric le guste una mujer común y corriente, van a llover sapos.

Ava Gardner dijo...

Bien, me gustó que lo hayas narrado intercalando el mail de Martín... porque creo que fue él el que más aprendió de todo esto.

Giselle no lo valía... ni un poco, eh.

casi adulta... dijo...

buenísimo!!!! qué aventura!

Figo dijo...

mas culo que cabeza

tuviste novedades de giselle despues? ay ay ay ay...

natxus dijo...

A veces pasa que el hombre termina pensando con la cabeza equivocada.

Estaré viejo, pero no creo que haya ninguna mujer por la que valga la pena morir. Salvo qeu sea tu hija.

natxus dijo...

PD: che, Angie te sacó la ficha, ¿eh?

jajajajajajaj

B.E.L.P. dijo...

Me cuelgo de comments :p

Del de Angie: MEDIO? (Sorry, es con cariño, Eric, pero al sinceridad ante todo)

Del de Ava: Definitivamente, al menos hasta este momento, el que más aprendió fue Martín


Ahora para vos, Eric... Siguiendo el guiño, Martín, después de esto, se afeitó la barba candado?

Estás más que justificado, anyway... los héroes sólo existen en la ficción. y esto no es ficción, no?

No??

Figo dijo...

ñeee yo te banco Eric...hasta el momento en el cual te fuiste al dormi...ahi ya no...por suicida...el resto si...

ahora son todos cerebrales...

B.E.L.P. dijo...

Figo, justamente, si no sos cerebral lo tenés que bancar incluso en la del dormi...

Figo dijo...

dale Belp, una cosa es la calentura, pero si el marido de la mina esta a 10 metros, borracho, faseado y merqueado, y te animas igual...va mas alla de la calentura...es simplemente ser boludo (perdon Eric jajaja)

Figo dijo...

quiero creer que ninguno entonces se metio con una persona que estaba en pareja y a cuyo conyuge conocían

Eric 2.0 dijo...

Lic. Jasper: Muy ciertas las observaciones, especialmente con respecto a Giselle. Algunos cambian, otros no. Creo que yo no me llevo tampoco la mejor parte. Y sí, jaja, el verano es inspirador! Mañana empezamos con otra.

María Pía: Gracias!! :) Aquí estaremos mañana.

Angie: Creo que tenés razón. Martín.. bueno, me salvó la vida, no puedo quejarme de nada. Y sí, seguramente aparecerá de vuelta.

María Pía: Y... la difícil siempre es la que más engancha, al menos en mi caso y veo que no soy el único... Y además siempre meto la pata!

LeO: Gracias!

Pepe: Gracias! Me alegro de que te haya gustado!!

Natalia: No invoquemos a los sapos, por favor...

Ava: Tal cual, es el único que zafa al final. En cuanto a Giselle... no sé, es más difícil darme cuenta.

Casi adulta: Gracias!!

Figo: Ja! “Más culo que cabeza” es mi segundo nombre.

Natxus: Puede ser que estés en lo cierto, aunque no sé si estoy de acuerdo. Con respecto a Angie... tiene razón!!

BELP: Muy cierto todo. Con respecto a la ficción, por supuesto que no!! Todo es 100% real.

Figo: Gracias Figo!!! Sabía que podía contar con vos en esta. Te apoyan una mano ahí y te olvidás de todo, es cierto.

BELP: Hay momentos más cerebrales que otros, creo. Acá no me destaco por mi lucidez, pero bueno, creo que tuve mejores...

Figo: Claro que sí! Creo que mi error fue pensar que todo iba a ser rápido y nadie se iba a dar cuenta. Pero en realidad no pensé nada, para qué voy a mentir...

Directora de Orquesta dijo...

Ay, chicos, ahora me voy a enojar.
No empiecen con pavadas.

Como es eso de que "te apoyan una mano ahí y te olvidas de todo"?
Están subestimando al género femenino y al masculino, pareciera que por una mísera paqueteada cualquiera pierde la memoria y la capacidad de raciocinio

Eric 2.0 dijo...

Dire, querida, estás subestimando el poder de una paqueteada bien realizada.

Figo dijo...

ni muy muy ni tan tan dire...

asi como hay personas que lo pueden manejar, hay muchas (para mi suerte en algunos casos) que se les nubla todo

Figo dijo...

viste cuando a los perros le tocas la panza cuando estan acostados y automaticamente se abren de patas? bueno...es parecido, solo que es otra clase de mimos

Nachitous dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Nachitous dijo...

Genial!

Directora de Orquesta dijo...

ay, quiero contestarles pero me da tanta fiaca pelear y no tengo voluntad de utilizar tecnicismos académicos.

Me voy a comer papas fritas Lays, chau

Eric 2.0 dijo...

Nachitous: Gracias!

Dire: Perdón por no estar a la altura, nos estamos limitando a hablar de la realidad.

Directora de Orquesta dijo...

estar a mi altura es fácil, mido 1.48

Nachitous dijo...

Cuac!

Figo dijo...

tiene que haber algun estudio que hable sobre este tema del paqueteo...

alguna universidad de algo, europea si es posible

Directora de Orquesta dijo...

y en caso contrario lo hacemos nosotros:
"Alcances del paqueteo y su vinculación con la pérdida del raciocinio masculina"


(nos llenamos de plata)

Eric 2.0 dijo...

Habría que ver si el Conicet tiene proyectos de investigación en curso con respecto a este tema, si no creo que encontramos un nicho.

Nachitous dijo...

Si alguien me la quiere agarrar mientras trato de estudiar no me quejo... :P






Si, me fui a la mierda xD

Eric 2.0 dijo...

Bien dicho, Nacho!

Estamos con vos.

Natalia Alabel dijo...

Cada dos por tres aparece alguna noticia con un título tipo "Científicos de la Universidad de Massachutpisshburgbashashasarasa afirman que el amor hace felices a las personas"

Si se consigue financiación para demostrar semejantes obviedades, cómo no vamos a poder demostrar las consecuencias del paqueteo en el raciocinio masculino? eh?

Figo dijo...

lo que dice nati es cierto...esta semana salio un estudio de una universidad alemana que dice que mirar el escote de las mujeres alarga la vida algunos años...asi que...ya saben, es por nuestra salud!!!

Angie dijo...

Si, pero... Eric tomo la decision de quedarse antes del paqueteo, ahí es donde demuestra su "media-nabes".
yo me engancho a hacer el estudio, pero antes tengo unas preguntillas:
¿y como se haria el estudio? ¿se tomarian chicas para paquetear? ¿y despues se mediria el raciocinio de los hombres? ¿y como se haria la muestra? ¿que tipo de seccion etaria entraría?

Isadora dijo...

No entiendo porque no se fueron a garchar a un arbusto. Porque justamente tenia que ser adentro de la casa de ese tipo enfermo.
Adrenalina? Morbo por lo prohibido?

No te voy a decir que sos un boludo porque creo que vos solo nos hiciste la imagen mental, cuando ayer contaste de los besos calientes con Giselle y hoy estabas enroscado en la punta de la cama como un nene meado jajajajaja

Si, ya sé que tenías a un tipo drogado apuntandote pero bueno, igual. Jajaja

Beso grande!

Giselle una pelotuda. Llora siempre, qué onda?! Mucha concha para garchar a metros del marido violento pero cero valentía para correr y agarrar un teléfono o algo. Pobre mina, inservible :)

Ahora si, chau! jaja

Green Eye dijo...

Muy bueno Eric!!!
Espero la proxima, eso si, a mi me gustaria saber mas de Giselle tambien asi que en otro momento conta que fue de ella.

Saludos!

Paula (Bera) dijo...

Me leí los últimos 3 posts, y no lo puedo creer, jaajajaja!!!

No se por dónde empezar, jajajajaa!!

Sos un suicida, no podés garchar en la jeta del marido drogónnnnnnnnnn!!!
Que encima, no estaba sooolo y ya te había avisado la mujer que tenía un arma!!!

Giselle es una boba. Tanto trauma pero te manoteó el paquete y, prácticamente, "abusó" de tu inocencia!!! Eso sí, otra suicida que conociendo a su violento marido, se le ocurrió cuernearlo justo esa noche y en sus narices!!!!

Bravo por Martín!!! Gracias al "barba candado" (recordé un post de los nventa, jjajaajaa) hoy estás enterito!!!

Barba candado...mmmmmmmm, jajaajajja!!!

Besote Eric!!!!

Tararira dijo...

Taaaaaaaaaanto para comentar.

Eric, si estás jugado por jugado después del primer tiro que zafaste le tenés que saltar a la yugular, si ya sé, mucho bla bla bla, pero el manual indica eso.
Martín, un fenómeno, la evolución es posible. Gisella, te quería tomar el juguito no se la puede culpar!!!! jajaja

Una paqueteada bien hecha, es casi ineludible, pero posta que la vida está primero.

Ahora, Direc, en el caso contrario, "una mano al monedero" en el momento indicado no es también una provocación incontrolable?

Nachitous dijo...

"Mano al monedero" que HDP jajajaja

Figo dijo...

tara, cada dia te quiero mas...

una mano al monedero jajajajaj

Directora de Orquesta dijo...

Si Sofovich no hace una revista en Mardel con el título "Manoteame el monedero", es un gil

LaGranDiosa dijo...

En definitiva, salvo por Martin, Damián sigue siendo el mismo de siempre, arregla todo con un arma porque no se la banca como un hombre, Giselle mira todo haciendose la víctima (digo haciéndose, porque nadie mas que ella elige esa vida), los monos custodiandole la espalda, y vos sin poder recagarlo a trompadas a él...Al menos no caíste muerto como en la primaria, lo que es algo bueno...jaja

Liz A. Hepburn dijo...

eric pregunta obligada: saliste corriendo de la casa desnudo xD

es por curiosidad xd

amo tu blog!

Pg dijo...

mas q las 5 partes me gusto "prehistoria"

Lucía dijo...

Fiuuu!!! Coincido con los muchachos, Martín es el único que se pudo llevar algo bueno.

Jane dijo...

osea, no tengo internet por dos dias y em pierdo dos de los capitulso mas jugosos y uno de los climax mas poderosos de la historia.
no puedocreer que te haya pasado eso, osea parece sacado de una pelicula, no se etsoyu muy asombrada como para hacer un comentario inteligente jaja.
un beso!

lulu dijo...

Bueno, que zafabas ya sabíamos, pero concuerdo con todos los demás, te gustará la adrenalina, o te habrá nublado demasiado el amor de la primaria ;) porque si no, no se entiende!!
Que pasó con giselle? porque en la situación estaban los dos, vos te pudiste escapar pero ella quedó en casa, queremos saber queremos saber!!

William Scholl dijo...

Eric:
Brillante el final.
La verdad que me quedé esperando desde el posteo anterior, porque no me imaginaba cómo lo iba a resolver.
Felicitaciones!
W.S.

Cris dijo...

Me encantó la reflexión final de Martín ! Y la historia, todo lo que ella dice..
Besos

maría pía dijo...

liz: coincido con tu pregunta, eric, desnudo te fuiste?
por q no recuerdo haber leido que te tomaste el tiempo para cambiarte mientras te apuntaban...
explique detalles!!!!!

Ava Gardner dijo...

Guarda Tara... los de "CLARO" te van a chorear la idea de "Manoteame el monedero" para hacer la canción del verano...

Pradero dijo...

Detesto más a Martín que al propio Pistolero, te juro.

No sé si te sirve de consuelo, pero yo también me hubiera cogido a Giselle #ponele.

Eric 2.0 dijo...

Natalia: Yo creo que sí. Lo más interesante, en ese caso, sería el trabajo de campo!

Figo: Es posta lo del escote??? (no me extrañaría)

Angie: Bueno, pero es que vi la posibilidad del paqueteo y compré... (antes daba ternura, con este blog se reveló la verdad: soy un nabo).
Suscribo a tus preguntas con respecto al estudio!

Isadora: Creo que ni se nos cruzó por la cabeza, al menos a mí. Con Giselle es más complicado, para mi que le quería demostrar algo a Damián. Podés decirme boludo, yo pienso igual!!

Green Eye: Gracias!! En breve contaremos más de Giselle por acá.

Paula: Viste lo que hacen de este pobre ex adolescente?? Viste!! Al final un barba candado me salvó la vida, antes me cagaban... las vueltas de la vida, dicen. Un beso!!

Tararira: Es cierto, el manual indica eso... pero no sé, soy de manual en muchas otras cosas, pero acá no...
Sos una máquina de tirar hits lingüisticos!! “una mano al monedero” la rompió!!

Nachitous: Absolutamente!

Figo: Somos dos.

Dire: En cualquier momento sale...

LaGranDIosa: Muy cierto! Progresé un cachito, pero me parece que no fue por iniciativa propia, jajaj

Liz: No estaba desnudo, solamente tenía baja una parte del pantalón, que me fui acomodando durante el trayecto. El cierra del pantalón me lo subí a la altura de Retiro, más o menos.

Gracias! :)

Pq: Creo que a mí también!

Lucía: Me parece que sí...

Jane: jajaja si, es cierto, parece de película, lo noté en el mismo momento en que sucedía, una pena que el héroe no haya sido yo...

Lulu: Creo que me nubló el amor de la primaria!! :) Y todo lo que había aprendido desde entonces, claro. Las otras respuestas, más adelante!!

William: Muchas gracias! Todo un halago :)

Cris: Muchas gracias! Me alegro mucho de que te haya gustado.

María Pía: Ahí lo respondí, creo que esa parte me había dado pudor....

Ava: En cualquier momento se viene!

Pradero: Menos mal que no soy el único!!! (ni en una cosa ni en la otra!)

Tres dijo...

Un sorpresivo caray, con las cejas arqueadas, fue lo único que pensé al leerlo todo. Mira que pasados veinte años...

Uff!

Tomás Münzer dijo...

Me estoy actualizando con tu blog, qué historia tan loca, al menos terminó bien, yo te había dicho :P (tendría que haber viajado en el tiempo, ja), y con Giselle supongo que se habrán sacado las ganas.