lunes, 30 de noviembre de 2009

El cambio climático

En esa década cambiaron las estaciones. En lugar del calor, llovía. En lugar del frío había nieve y en lugar de la lluvia, sequía. Las amenazas de cambio climático, que desde hacía años formulaban los ecologistas más neuróticos, se iban transformando en realidad.

Algunas especies animales –el hipocampo del Báltico, la lagartija de Guinea–, muy habituadas a un clima en particular, fueron las primeras en desaparecer. Pero hacia 2015, Animal Planet y el National Geographic se transformaron en canales de actualidad. Un contador en pantalla informaba acerca de la cantidad de especies que habían desaparecido en las últimas horas. Unas cuantas eran preservadas en bancos de ADN. Otras, ni siquiera.

En el Pacífico, arrasaban los tsunamis. La Antártida se descongelaba. En Villa Ballester, adonde yo volvía todos los fines de semana para visitar a mi vieja, ya en 2005 el verano se había vuelto un infierno y la primavera, tropical.

-¿Justo hoy encendiste el horno? –dije en una de esas visitas.

Afuera arrasaba el sol, pero el calor de adentro era tan espeso que me derribó ni bien abrí la puerta.

-Como sé que te gusta… -dijo mi vieja secándose las manos con el delantal. La transpiración le brotaba de la frente hacia abajo.

-Abrí la ventana. Prendé el ventilador.

Durante el almuerzo me contó las novedades del barrio.

-La hija de Adriana se casó. Se va a mudar a un chalet del otro lado de la vía.

-Pasame el pan.

-¿Te acordás del menor de los Otis? ¿Uno flaco, alto, que iba con vos al colegio?

-Un pelotudo –dije yo.

-Está de gerente en Bayer. Lo trasladaron a Berlín.

Mi vieja siguió hablando. Yo quería pedirle plata prestada. No me animé al final.

Después del almuerzo venían los momentos más tensos, especialmente desde que se le había roto el televisor.

-¿Por qué no lo mandás a arreglar?

-Sabés que me siento mejor así –dijo sirviendo el postre–. Estoy reencontrándome conmigo misma.

-¿Qué?

Un durazno en almíbar resbaló por el mantel de hule.

-Es difícil de explicar… –suspiró–. Estoy leyendo un libro.

Lo señaló sobre una repisa: “La era de Acuario”.

-Me di cuenta de que desde la muerte de tu padre, yo dejé de concentrarme en mi lado espiritual.

-Te salió bien la carne –dije–. Me gustó.

El ventilador chirriaba. Mi vieja abrió un abanico que decía “Paris je t´aime”.

-Me lo trajo Mara. El hijo vive allá.

Se hizo un silencio incómodo.

-¿Y vos? –dijo mirando el suelo– ¿Seguís escribiendo? ¿Cómo te va?

Le dije que bien.

-¿Alguna vez vas a mostrarme algo?

-Puede ser.

-A mí lo que me preocupa es que no estés con ninguna chica. ¿Hace cuánto que cortaste con Vero?

-No sé.

-¿No querés tener una familia? Yo quiero conocer a mis nietos. A mi edad…

Afuera el cielo se había nublado de repente. Se largó a llover mientras volvía en tren. La lluvia caía de otra manera en los baldíos del conurbano. La ciudad parecía más gris, detrás de la cortina de agua, a medida que me acercaba a capital. Pensé que no estaba preparada para un cambio climático. La erosión todavía no derrumbaba balcones de los edificios, como pasó unos años después, cuando uno tras otro empezaron a caer.

-Quiero cambiar –dije.

-No cambiamos. Nos estamos deshaciendo de a poco –dijo Sofía entonces, con esa boca que conocí el domingo a la noche, en un pub de Retiro al que fui con Diego y Hernán, que estaba de visita en Buenos Aires.

26 comentarios:

Eric 2.0 dijo...

Anduvimos con problemas técnicos, como habrán notado, por el cambio de dominio. Parece que mejor lo vamos a dejar para el fin de semana.

El miércoles, la continuación de este post!

Eric 2.0 dijo...

No sé por qué figuran "0 comentarios" abajo, pero están todos.

Lic_jasper dijo...

Muy bien... varios detalles por decir.
Primero, soy de las que creen que conforme pasa el tiempo, esos programas que citaste como "habitue" hacia el futuro, lo seran... no solo por el interes natural que inspiran sino como programas tan cercanos a la realidad como los noticieros, poco a poco nos acercamos a un barranco de problematicas climaticas!

Por otro lado me quedo con tu observacion de su amigo, el pelotudo... por que los pelotudos siempre tienen mas exito que nosotros, que si bien tenemos la "L" clavada en la frente, tampoco somos tan fracas como para que nos vaya mal... :P

Finalmente, me senti identificado con el comentario de tu madre, quien seguramente ya te esta recriminando estas cosas y estamos 11 años atrasados en el tiempo. Tranquilo, mi vieja hace lo mismo... jajajaja

Calma con el dominio, hacelo el finde para no notar demasiado el problema...

Angie dijo...

si a mi me dieran una moneda cada vez que mi mamá me dice que consiga novio, sería millonaria.

Eso es una madre copada, prende el horno igual para hacerle la comida que le gusta al nene. igual puede ser que por ahí venga la cuestion de la falta de nietos.

Liz dijo...

mm que buen el cambio al final de la historia.

te sigo!

saludos

Figo dijo...

por suerte aun no me hinchan las pelotas con el tema nietos, xq mi edad no da aun para eso, aunque en los años venideros seguramente empezará, ella rezongaría pero yo sabia que cuando estuve de novio ella estaba contenta, claro que eso fue hace 7 años...

ah el conurbano, todo es mas gris en el conurbano

Anónimo dijo...

Me gusta.
Ya veremos el cambio.
Queria dejar el comentario, despues de la charla del facebook.
un beso

Nati

Paula (Bera) dijo...

Sí!!!!! Lograste el cambio!!!!
Me encanta cómo va encaminado tu nuevo blog!!!

Las madres siempre les piden nietos a los que no les dan, y cuando las atorás, te aseguro que "huyen", jajaajjaa!!!!
Divina tu mami, me hiciste acordar, mientras leía cómo te machacaba lo bien que les iba a los hijos ajenos, del video que subiste al face por el día de la madre, jajajajajaja!!! Tendrías que haber musicalizado este post con ese tema, jajajaa!!

Y bueno, se viene "la Sofi", veremos qué locuras hiciste por causa de esa boca!!!!

Un beso grande!!!

Diega dijo...

chabon la carne al horno de tu vieja es lo mas

natxus dijo...

Entre el hipocampo del Báltico y el Ballester News de tu vieja me imorta poco que sigas queriendo imponer a Vero en la historia...

¿ni en el 2020 vas a romper las fotos?

Como siempre, buenísimo leerte.

natxus dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ava Gardner dijo...

Por favor... un invierno niebla, luego granizo, luego nieve... desastrozo.

Me gustó la elipsis final, la respuesta a tu vieja, con el remate de Sofía.

Ah! y amé el comentario de Diega.

Santiago dijo...

Qué loco ver todo lo contemporáneo con mirada futurista!!
Las especies extinguidas, los cambios ocasionados por la capa de ozono y el efecto invernadero, ufff!!
Y en el medio de todo eso, tu madre hablándote de miles de cosas, y vos ahí, "le pido, no le pido", jaja.
Muy bueno Seba! (Me resisto al otro nombre, jaja)

Un abrazo.

Natalia Alabel dijo...

Quiero saber más sobre la vida de Hernán, me intriga.

LeO dijo...

El cambio climático está haciendo estragos en Ballester...

Eso y que Libertad ahora sea la "calle 49" no va a dejar a nadie en pie por esa zona.

ALE LAVALLE dijo...

hola, primera vez x aca. La idea me parecio muy original. Me gustaria un post donde se viera en retrospectiva el actual furor de la telefonia celular, y como evoluciono hacia formas de convergencia mucho mas marcadas.

Abrazoooo

William Scholl dijo...

Eric 2.0:
Inquietante la perspectiva de los balcones cayéndose uno tras otro como consecuencia de la erosión...
Lo empiezo a seguir
Atte
W.S.

bel! dijo...

Me llamó la ateción en coment de natxus, es cierto! Estás en el futuro y todavía seguís escribiendo a Vero!

Por otro lado, las madres siempre son así, piden nietos, creen que tuvieron hijos sólo para eso (?) Jajaja
Creo que se lo hacen más a los hombres....

Yyy el blog sí, me genera nostalgia de lo que puede llegar a pasar, de los cambios climáticos que hoy ya estamos viviendo, la verdad, creo que conseguís lo que yo creo que querés conseguir! :)

Abraxos!

Eric 2.0 dijo...

Lic. Jasper: Lamentablemente, yo también creo que es así. Es casi la consecuencia lógica de lo que venimos viendo hoy....
Y los pelotudos, sí.. siempre tienen la razón... o será que nosotros los vemos como pelotudos porque la tienen?

Angie: Creo que hemos desperdiciado una gran manera de acumular fortunas... Y sí, lo del horno fue un buen gesto, pero era para asfixiarse ahí adentro!

Liz: Bienvenida! Espero no defraudar.

Figo: Uno las quiere, pero siempre encuentran motivos para hinchar las pelotas. Tal vez si no molestaran, uno se sentiría abandonado... Madre hay una sola, en fin...

Nati: Gracias! Me alegro de que te haya gustado. Veremos cómo continúa...

Paula: Jaaa me había olvidado de ese videíto! Es verdad, podría haberlo utilizado para musicalizar este post, tranquilamente. La verdad, no sé por qué, mi vieja apareció poco y nada en los Noventa. Quizás porque se volvió más pesada en los últimos años, así que me parece que a partir de ahora va a aparecer más. Gracias y un beso!!

Diega: Sí, tenés razón.

Natxus: Juro que no la quiero imponer!! Fue una mención, nomás. A partir de ahora, esto es borrón y cuenta nueva. Un abrazo!

Ava: Parece que Diega anda pidiendo pista de nuevo, pero no estoy seguro de si dársela o no...

Santiago: Muchas gracias!! La verdad es que por un lado esto es futurista, por otro lado se repite lo mismo de siempre.... por suerte, a pesar de las catástrofes, la vida sigue igual. Un abrazo!!

Natalia: Ya viene! En el próximo post!!

LeO: Esa maldita costumbre de cambiar los nombres de calles por números... Para nosotros, siempre va a ser “Libertad”.

Ale: Muchas gracias! Ya me anoto la idea sobre la telefonía celular, en cualquier momento aparece.

William: Bienvenido!! Espero que la pase bien por acá.

Bel: No le escribo a Vero, che... Nomás la recuerdo con nostalgia. Esta vez, creo –a menos que de alguna sorpresa– no va a aparecer!

Con los hombres, las madres son terribles. La mía ya no tiene freno.
Gracias por lo que decís! Esperemos seguir así :)

Lic_jasper dijo...

Dudo que sea asi, los pelotudos lo son... el tema es que a nosotros no nos interesa, o no podemos serlo tanto como ellos!!!
:P

B.E.L.P. dijo...

Como dijero por ahí, inquietante... no sólo los balcones, también lo de "los canales de actualidad", el clima...
Me gustó mucho cómo está escrito, y un punto aparte para las no-respuestas que le das a tu pobre madre...

bel! dijo...

Nooo!!! No dije que le escrbías a Vero, si no que LA escribías... justamente, con nostalgia!, pero que seguía apareciendo, siempre! Eso no más! jajaja

Pablo dijo...

Me llegan algunas cosas, la conversación con tu vieja. Madre mía. Trade varios años antes de mostrarle algo a mi vieja -incluso despues de eso- tardó muchos años más en darse cuenta que no era un vago de mierda, que mi nombre aparecie en algunos lados, y que tenía que ir un par de veces al año a Argentores. Costo, por suerte no tuve que llegar al 2020 para que eso suceda.

Abrazo, compañero.

carmela dijo...

Muy groso.
Cada vez más creativo...

Kitty Wu -MateriaLeve- dijo...

Mi abuela siempre me dice que cuándo le voy a dar nietos, yo le digo que espere a mi prima, que tiene 14 años. Considerando que ya es sexualmente activa y un poco boluda, capaz que termino teniendo razón.

Eric 2.0 dijo...

Lic. Jasper: Muy cierto. “A nosotros no nos interesa”. Absolutamente de acuerdo.

B.E.L.P: Muchas gracias! Una alegría tenerlo por acá. Me arriesgo además a decir que las respuestas a mi madre (y sus preguntas) son la parte más inquietante, al menos en lo que a mí respecta…

Bel: Me alegro mucho de que me digas eso, porque es precisamente lo que necesito. Cada vez que nombre a Vero con nostalgia, por lo que más quieran, peguen un chiflido con el teclado…

Pablo: Suerte la tuya. Por el camino en que voy, yo creo que hasta el 2050 por lo menos, mi vieja va a seguir pensando que toco la mandolina laboral.

Carmela: :) Se agradece. Un gusto verla también por acá.

Kitty: El razonamiento parece inobjetable. Pero yo tuve 14, era medio boludo y nunca nada, ni de casualidad. Quedan dos posibilidades: soy estéril o me benefició el azar.